viernes, 14 de diciembre de 2007

Trabajo versus vida afectiva

Me aterra convertirme en un hombre que se ha centrado en los negocios y dejó de lado su vida personal. Toda mi vida he visto una directa contraposición entre estos dos términos, para nada complementarios desde mi punto de vista.

Pero también me aterra que ocurran las dos cosas: que ni mi vida profesional sea buena, por no haberme querido centrar en ella, y que mi vida personal tampoco. Y entonces me veo en mi lecho de muerte con cara de tonto.

2 comentarios:

Aitor Serra dijo...

de nuevo, miedo a la mediocridad. Yo antes también pensaba eso, ahora lo estoy deseando, en serio.

Bueno, no te comento más posts que sino me bloquearas, saludos!

Fritz Perls dijo...

Lo primero muchas gracias por tu comentario. Los agradezco mucho y para mí son una especie de feedback.

Como es interesante este tema, te respondo en un nuevo post.

PD.
Acabo de ver este comentario, que es el primero que veo. Resulta que no tenía activada la notificación de comentarios al correo y no me había dado cuenta. Ya la he activado así que ahora estaré al tanto si alguien comenta.

Ya que dices eso, voy a ver los otros comentarios...

Un saludo, bienvenido.