martes, 27 de mayo de 2008

Escepticismo bloguista

La gente en general suele escribir en sus blogs entradas preciosistas, embellecedoras, con fotos de flores abriéndose, bebés de pupilas infinitas, etc. hablando de lo precioso que es vivir, crecer, fluir, y demás palabrejas de manual de autoayuda.

Y no puedo dejar de pensar que si de verdad se sintieran así, qué coño hacen teniendo que recordárselo al mundo (es decir, a sí mismos) continuamente. Sal a la calle y disfruta de ese presente del que hablas, o enróscate en la preciosidad de tu ser como dices, en vez de salirte de él contándote a ti mismo sin saberlo, cómo te gustaría que fuera tu vida.

Creeré en el que escriba desde la aceptación de la ignorancia, desde cualquier lado que no sea el sillón del juez.

3 comentarios:

cacho de pan dijo...

también se puede permitir que los demás hagan lo que les salga de las ganas y dedicarte tú a lo tuyo, que para eso montas un blog.

Fritz Perls dijo...

Y yo seré el primero: en comentar, en alabar, pero también en criticar.

No sé dónde he dicho que no permita a nadie decir lo que le venga en gana. Yo soy el primero que lo hace. Parece que pienses que el decir una opinión es inseparable del querer imponerla.

Quizás me faltaba añadir que la gente en general, está tan habituada a no decir su opinión cuando es negativa(y por ende a no recibirla), que a poca observación que se le haga sin decirle lo mucho que mola, que salta como si se le hubiera mentado la madre. Vaselinizar las relaciones. Y de nuevo me reconozco a veces en este comportamiento.

En fin, cacho, parece que te hayas dado por aludido. Será que algo habría en el escrito que te ha tocado. Del conflicto sale el amor.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Ets tan infantil que fins i tot fa gràcia llegir-te.
Em recordes al fill adolescent que tot ho argumenta i tot ho qüestiona i amb tot es rebela. I això te un nom.
Be, algun dia, (potser) arribaràs a l'edat adulta.