martes, 22 de diciembre de 2009

El cerebro femenino, el tao y la teoria de los dos cerebros y la caja de la nada

Se me ocurre una idea muy, muy, muy interesante a desarrollar.

Se trata de la relación entre las filosofías orientales de la Nada, el Vacío, por ejemplo el taoísmo, y la teoría de los dos cerebros que cómicamente expresa Mark Gungor (ver vídeo al final del post).

Y va por el lado de que estas corrientes espirituales fueron creadas por hombres, desde puntos de vista de la búsqueda de la felicidad masculinos.

Y mi hipótesis de trabajo para este desarrollo, es que probablemente las bases de la persecución de la Nada, simplemente atormenten más que ayuden a la forma femenina que no tiene las mismas necesidades que la masculina. De esta manera, no sólo puede que esta teoría taoísta puede funcionar mejor para hombres que para mujeres, sino que puede que sea un auténtico tormento para la mujer, tanto más cuanto más femenino es su cerebro*.

La filosofía ha sido negada a la mujer durante tantos siglos, que probablemente le venga mejor trabajar con nuevos modelos. Se me ocurre que los modelos que la ciencia va descubriendo son posiblemente los mejores como base, en tanto que son imparciales y se trabaja con ambos sexos por igual. No perder a éstos de vista, y trabajar desde la no-imposición de ninguna verdad - especialmente de lo proveniente de la visión masculina - en la búsqueda de la verdad femenina. Asimismo, desde la escucha atenta y amorosa de la filosofía clásica, que también sirve para mucho. Buscar, explorar en definitiva, los caminos que guíen a la adecuada praxis espiritual.

* Por si no está claro, al hablar de modelos masculino y femenino de cerebro, se infiere que estos modelos no se trasladan en la realidad directamente a hombres y mujeres, sino que bien puede un hombre tener un modelo femenino y viceversa.

1 comentario:

lucia dijo...

mi blog de sueños es de sueños, y en los sueños hay cosas que no se y que no entiendo, pero que están buenas que sean así.
hay muchas cosas que son iguales y no son iguales, y eso también está bueno.